Tenemos diferentes culturas y religiones, somos hermanos y queremos vivir en paz

Tenemos diferentes culturas y religiones, somos hermanos y queremos vivir en paz 

Frente a los innumerables acontecimientos que se ven cada día, en donde el odio y la guerra entre seres humanos, entre hermanos, hijos de un mismo Padre, conviene recordar las palabras que el Papa Francisco dijo Jueves Santo en la Misa de la Cena del Señor en el Centro de Acogida para los solicitantes de asilo a las afueras de Roma, Italia, donde lavó los pies a una voluntaria y once refugiados, entre ellos tres musulmanes y un hindú.

En su homilía dijo varios conceptos que transcribimos:

“Los gestos hablan más que las imágenes y que las palabras. Los gestos…hay, en esta Palabra de Dios que hemos leído, dos gestos: Jesús que sirve, que lava los pies…Él, que era el ‘jefe’, lava los pies de los demás, a los suyos, a los más pequeños. Un gesto. El segundo gesto: Judas que va donde los enemigos de Jesús, donde aquellos que no quieren la paz con Jesús, a tomar el dinero con el que lo traicionó, las 30 monedas. Dos gestos.

También hoy, aquí, hay dos gestos: esto, todos nosotros, juntos: musulmanes, hindúes, católicos, coptos, evangélicos, pero hermanos, hijos del mismo Dios que queremos vivir en paz, integrados. Un gesto. Tres días atrás, un gesto de guerra, de destrucción en una ciudad de Europa, de gente que no quiere vivir en paz. Pero detrás de aquel gesto, como detrás de Judas, había otros.

Detrás de Judas estaban aquellos que dieron el dinero para que Jesús fuese entregado. Detrás de ‘aquel’ gesto, están los fabricantes, los traficantes de armas que quieren la sangre, no la paz; que quieren la guerra, no la fraternidad.

Hoy, en este momento, cuando haga el mismo gesto de Jesús de lavar los pies a ustedes doce, todos estamos haciendo el gesto de la fraternidad y todos decimos: ‘Somos diversos, somos diferentes, tenemos diferentes culturas y religiones, pero somos hermanos y queremos vivir en paz’. Y este es el gesto que hago con ustedes.

Cada uno de nosotros tiene una historia encima, cada uno de ustedes tiene una historia encima. Tantas cruces, tantos dolores, pero también tiene un corazón abierto que quiere la fraternidad. Cada uno, en su propia lengua religiosa, rece al Señor para que esta fraternidad se contagie en el mundo, para que no haya las 30 monedas para matar al hermano, para que siempre haya la fraternidad y la bondad. Así sea.” 

Terminamos aquí la transcripción de las palabras del Santo Padre y ahora nos toca, a nosotros, reflexionar sobre esos conceptos y sobre el anhelo de toda la humanidad: alcanzar la paz y la concordia entre todos los hombres.

Hemos encontrado en esta homilía un mensaje concreto del Papa Francisco, y es necesario que denunciemos la violencia y que hagamos conciencia en la sociedad, utilizando todos los medios que tengamos a la mano para gritar que detrás de Judas están los fabricantes y traficantes de armas que quieren la guerra porque así se hacen ricos.

Pero la guerra no sólo es externa a nuestras familias. La guerra se tiene en la familia porque hay armas en los hogares, las pandillas usan armas para tener poder, los narcotraficantes matan por el dominio de las calles y por dinero, los gobiernos aniquilan a los pueblos por 30 monedas.

Especialmente en este Año de la Misericordia, es necesario que cada uno revise estas obras de misericordia y vea cual es la que le hace falta practicar más, y seguir el llamado de Cristo Jesús. Amarás a tu Dios con todo tu corazón y a tu prójimo como a ti mismo.  

Difundido por los Maestros Rosa María Ongay L. y José de Jesús Zenil N.

 

Leave a Reply

*

captcha *