ECONOMÍA FAMILIAR

Amigos y compañeros:

En muchas de la entrevistas de asesoramiento y orientación familiar, he visto que uno de los principales problemas es el dinero. Por eso, hemos realizado este artículo que puede ayudarnos a pensar en la Economía Familiar.

Reciban un cordial saludo.

ECONOMÍA FAMILIAR

Es necesario que en el matrimonio ambos esposos trabajemos constantemente para la buena convivencia y la ayuda mutua.

Recordemos que el noviazgo empieza con el conocimiento recíproco, aceptación de la persona y la relación con las familias extendidas.

Después viene el matrimonio, que es la unión de un nombre con una mujer para la ayuda mutua y la comunicación constante para la superación de los esposos y, como resultado del amor entre ellos, la procreación y formación de los hijos.

La disposición de casarse está basada en amor, confianza, acuerdos con respeto mutuo, y en saber pedir y aceptar el perdón. Tengamos presente que no es ceder por ceder, sino llegar a un mejor entendimiento.

Ya casados debemos seguir conquistándonos con los pequeños detalles, cubrir las necesidades de autoestima, reconociendo la belleza física y las aptitudes que tiene el cónyuge.

Un tema que debe tratarse en cualquier momento de la vida matrimonial es la Economía Familiar, esto se debe a que los esposos queremos lograr la adquisición de bienes para la familia y debemos guiarnos por lo más necesario para darle buen uso al dinero.

Proponemos cinco puntos a considerar:

1.- Tener claro cuál es el ingreso real de la familia. Si trabajan los dos, sumar la cantidad real que reciben al mes.

2.- Hacer un presupuesto mensual. Escribir una lista de los gastos fijos del mes y sumarlos para saber cuánto es, agregar los gastos variables y así tener una cantidad final.

3.- Ajustar los saldos. Si el saldo es negativo, es decir si son más los gastos que los ingresos, reducir los gastos variables. Si son superiores los ingresos, es conveniente ahorrar para gastos imprevistos.

4.- Celebrar prudentemente los acontecimientos sociales de la familia. No estamos en una competencia con otras familias en cuanto a las fiestas familiares; debemos hacerlas de acuerdo al presupuesto que tenemos para realizar dicha fiesta, si no es así, nos endeudamos.

5.- Aceptar la responsabilidad que cada uno tiene en la economía familia.  Los esposos aceptan trabajar con inteligencia, porque tienen conocimientos y experiencia para realizar su trabajo, y con responsabilidad, porque quieren permanecer en su empresa. Hay que presentarse diario con un espíritu triunfador, como quien va a conquistar el mundo.

Los esposos tenemos, cada uno, hábitos de compra cuando somos solteros. Al casarnos debemos ponerlos en común, y cambiarlos si así se requiere, para lograr la buena economía familiar. El matrimonio debe llevar el presupuesto para que los dos cuidemos no salirnos de él. Recordemos que no debemos dejarnos llevar por la publicidad de las baratas, ni comprar lo que quieremos aunque no sea necesario.

Es indispensable establecer una buena comunicación entre los dos, para determinar cómo se proveerá lo necesario para la familia. La economía debe ser planeada, vigilada y operada por el matrimonio. El aseo, orden y cuidado de todo lo que hay en casa, es parte de operar una buena economía.

La primera causa de divorcio es la infidelidad. La segunda, es la falta de compromiso en la economía familiar. Se da el caso de que en algunas familias  el esposo no cumple con su parte de aportación económica y le carga la responsabilidad a la esposa.

Es necesario que los esposos trabajemos en la construcción, tanto material como formativa de la familia.

Los hijos necesitan la presencia de ambos padres para su desarrollo integral, en particular los primeros años de vida. Es necesario enseñar a los hijos a ser responsables, colaboradores a su nivel de edad, no desperdiciados, cuidadosos con sus juguetes, útiles escolares y ropa.

Debemos reflexionar también que nuestras familias tienden a cerrarse y a preocuparse sólo de sí mismas, sin embargo, es necesario participar como familia en la construcción de una sociedad mejor, ya que en ésta estamos insertos:

·         Ayudando a quien lo necesite

·         Exigiendo respeto al matrimonio y a la familia

·         Exigiendo respeto a la vida

Asumir la responsabilidad de formar “buenos cristianos y honestos ciudadanos”, según decía San Juan Bosco.

La economía es armonizar necesidades y satisfacciones. El dinero es un medio no un fin.

MAOF Rosa Ma .F. Ongay Larios

MCTC José de Jesús Zenil Nogueira

Leave a Reply

*

captcha *