Fe y Razón en la Universidad. IEST.

iestFe y Razón en la Universidad.

La palabra Universidad comúnmente se asocia con formación profesional, educación superior, promoción de la cultura, investigación, innovación, cambio etc. Si bien todo ello refleja lo que acontece dentro de las aulas, el rasgo esencial de la vida universitaria es la búsqueda de la verdad. Como decía San Alfonso, la universidad es un espacio en que profesores y estudiantes juntamente buscan la verdad.

La verdad que se busca en las aulas universitarias incluye al mundo natural y cultural, de manera que se descubre y predice el comportamiento de la realidad y se generan formas  innovadoras de producción de bienes y servicios.
Esta búsqueda o indagación del saber tiene varias finalidades, así para la mayoría de nuestros estudiantes su meta más próxima es concluir una carrera universitaria e incorporarse al mercado laboral, para la universidad en particular es dotar a la sociedad de profesionistas y postgraduados exitosos e íntegros, las empresas e industrias esperan de la universidad la generación de conocimientos y técnicas. Si bien estas aspiraciones son pertinentes y complementarias, además todas ellos convergen en un fin último: hacer más humana la propia existencia.

Por ello la cultura universitaria está enmarcada en estos dos ideales, la búsqueda de la verdad, el conocimiento y el manejo de la técnica y hacer más humana la propia existencia.
Las universidades de inspiración Cristiana, consientes que toda verdad, aun la parcial, por el hecho de ser verdad es universal, añaden dos elementos propios de su naturaleza, a saber: La integración de saberes y la construcción de puentes entre las distintas ciencias.

En este contexto la fe a menudo es reducida a la libre aceptación por parte de la persona a una verdad que sobrepasa la capacidad de la razón, en consecuencia algunos sistemas filosóficos y paradigmas científicos han contrapuesto la fe a la ciencia, considerandolas como incompatibles y excluyentes.

La tesis fideista, la cual sostiene que de Dios solo conocemos lo que Él nos revela, como la cientificista que reduce el conocimiento verdadero al dato experimental, son posturas que no tienen cabida en la Universidad y menos en las de Inspiración Cristiana.

La  Cultura ideal de una universidad de Inspiración cristiana es la de una comunidad de estudiantes y profesores que dialogan y discuten en una apasionado intento por entender y transformar el cosmos y la sociedad con la confianza que la verdad no contradice la verdad y que ésta sale al encuentro de quien la busca.
Parafraseando al Beato Juan Pablo II, el estudiante que busca razones en nuestras aulas, es el mismo que vive de creencias.

Por la Fe y la Razón.
Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas.

 

 

 

Leave a Reply

*

captcha *